Y si en vez de putear y humillar a Skipi, la tratáramos con Amor y Respeto.