Un país como Francia puede generar una verdadera crisis