LOS CHILENOS SE DIERON CUENTA QUE EL CAPITALISMO ES MIERDA