Creo que al economista Rafael Garay solo le queda SUICIDARSE