La presidenta de la CUT es igual a cogollos