Estaba hablando con una mina más rica que la conchetumare