Y el psicópata obseso de la NM aun sigue con su Twitter