Le dió un infarto a Lagos Weber