La complicidad de la izquierda con Maduro