Macron le mete el pico en el ojo a los zurdos