Y tenía razón: bastaba que Piñera se abriera a la agenda económica de la izquierda para ganar