La derecha triunfó porque se unió y no hubo codazos