me parece repugnante, que en pleno siglo XXI, sigan estupidizando a la gente