Feminazis con espasmos: "la galantería no es una agresión machista"



  • http://www.latercera.com/noticia/la-galanteria-no-es-una-agresion-machista-artistas-francesas-firman-manifiesto-en-contra-puritanismo-sexual-de-metoo/

    “La galantería no es una agresión machista”: artistas francesas firman manifiesto contra “puritanismo sexual” de #MeToo

    Arena en la vagina feminazi en 3, 2, 1...



  • ahora cualquier wea es acoso por culpa de las feminazis



  • Bullanguero detecté



  • http://culto.latercera.com/2018/01/10/las-acusaciones-abuso-sexual-empiezan-a-dividir-al-cine/

    Las acusaciones de abuso sexual empiezan a dividir al cine

    Las acusaciones de abuso sexual empiezan a dividir al cine

    Como en cualquier causa social, desde sus inicios, el llamado movimiento “#MeToo” (yo también) ha sido objeto de debate, y a veces de críticas, aunque estas últimas generalmente provenían de actores y directores (hombres) algo desafortunados en su forma de expresarse.

    Surgido luego de que se descubriera el abuso sexual reiterado por parte del productor cinematográfico Harvey Weinstein en contra de decenas de mujeres a lo largo de los años, el movimiento sólo creció, sobre todo luego de que casos similares comenzaran a salir a la luz desde toda la industria del entretenimiento. La conversación, que se ha expandido mucho más allá del cine y ha dominado hasta la política norteamericana, no sólo se ha enfocado en generar conciencia sobre la facilidad con la que los hombres con poder pueden abusar de mujeres a su cargo, sino en general a la disparidad de género en algunos temas, desde derechos sociales hasta remuneración.

    Pero si bien el consenso pareciera ser que el fondo de #MeToo es digno de discutirse, la forma ha sido más divisiva, tanto de quienes la consideran exagerada hasta los que piden que sea más radical.

    Dentro del primer grupo está la legendaria actriz francesa Catherine Deneuve, quien junto a cien personalidades de su país publicaron el martes una carta abierta en el periódico Le Monde contra del movimiento, asegurando que se ha transformado en una “cacería de brujas” y que los hombres “deberían tener permitido coquetear con las mujeres”, asegurando que causas como #MeToo agrupan en el mismo nivel de gravedad el flirteo con la violación. Deneuve y compañía aseguran que el clima actual de denuncias contra figuras del entretenimiento ha establecido un nuevo “puritanismo” en el mundo del arte. La carta también defiende en un momento al polémico cineasta Roman Polanski, acusado de violación a una menor.

    Si bien la controvertida posición de Deneuve cruzó el Atlántico y generó debate por el poderío de la figura de la actriz francesa, no es la primera vez que #MeToo ha recibido una crítica similar. La semana pasada, la crítica literaria Daphne Merkin publicó una columna en el periódico New York Times titulada; “Públicamente, decimos #MeToo. En privado, tenemos dudas”. En el texto, Merkin aseguraba que “es perturbador como hemos vuelto a un paradigma victimizador, en donde las mujeres son percibidas, y se perciben, como seres tan frágiles como las dueñas de casa victorianas”. La columna fue respondida desde diversos medios, incluyendo la revista Slate, que acusó a Merkin de alarmista y sesgada.


 

Has perdido la conexión. Reconectando a RebelionCorp.