Los niños muertos en el accidente de bus no tenían puesto el cinturón de seguridad