Y pensar que un gay (o Rain) hubiera estado feliz de que la manda le hubiera hecho lo que le hizo a la maraca arrepentida