Otra vez le rompieron el ojete al tenista Nicolás Jarry