Me está empezando a gustar esto de ser la selección más odiada de latinoamerica