El otro día estuve en una celebración donde jugamos al palo encebado, y adivinen de quién me acordé. Sí, de Daniel Vega