Hoy al desayuno me volví a acordar de Daniel Vega



  • Me iba a hacer un batido con frutas y verduras. El que más me gusta comer es el pepino (el verde, el alargado), y mejor si es un pepino grande y bien grueso. Cuando lo tomé con mi mano, imaginé a Daniel Vega con su pene erecto, que debe ser duro y grueso como ese pepino, como todo hombre hecho y derecho, como dios manda, porque nadie puede obligarme a decirle Daniela, ya que su pene debe ser enorme, grande, grueso, duro estando erecto, de piel suave y tersa igual que ese pepino, un pene totalmente capacitado para penetrar. Me lo comí entero y lo disfruté mucho.

    Soy Bullangayro.