Ayer estaba viendo un programa en el National Geographic y me acordé de Daniel Vega