Una de las desaparecidas en Concepción resultó ser una maraca que se había ido a culear a Santiago