Los negros se acostumbraron a no pagar en la micro