Sobreseído Herval Abreu, cagaron las maracas manipuladoras