Edo Caroe tiene un aire a Angus