Salgamos luego que estamos cagados de frío