POR QUÉ BULLANGARY DEFIENDE CON PASION A PEDOZIMBO?