La pendeja ecologista sueca tiene trastornos mentales