Antonia Gana, qué mina más riquísima y exquisita