Un weon me miró con cara de odio por avisarle que se le había caído el chaleco