Si sumamos las palabras: pedófilo, aspecto repugnante, facho, pobre, obesidad, obseso. ¿Qué queda?