La salida a la crisis para los fachos pasa por el Aeropuerto Internacional De Santiago