Ahora se supo que los milicos chilenos andaban violando pendejas en Haití