Hace 13 años ya teníamos un pedófilo confeso, sólo hay que pedirle los datos a Rotwein