El colocolino muerto era otro parásito anticapitalista y subversivo