Qué agradable un domingo sin el Soyero hablando todo el día de pedofilia y pichulas