El coronavirus es una de las enfermedades MENOS LETALES DE LA HISTORIA