Desde 2018, la tierra está recibiendo ondas de radio cada 16 días