KRAMER PASÁNDOLE LA PICHULA POR LA CARA A LOS FACHOS