Hace falta una campaña de no dar la mano ni saludar de beso