"Dharma" no del todo malo



  • yo no sabía que debía tener un "dharma" hasta que compré una máquina para hacer ejercicios, cuya gran ventaja radica en que los hace ella pero me benefician a mí. resulta injusto, es verdad, porque yo me siento cada vez mejor, mientras ella sufre el desgaste. como no tengo nada que hacer mientras trabaja, oigo cassettes de deepak chopra que enseñan ayurveda (de "ayur", vida, y "veda", sabiduría, aunque podría ser al revés). dicen que todos tenemos un "dharma" o propósito en la vida. pero el mío no me resultaba claro.

    entonces tuve una aproximación a precisarlo la semana pasada, durante la cual corrieron ríos de tinta para criticar o defender a un juez cuyos fallos le granjearon un jugoso premio en el exterior.

    entre miles de palabras a favor y en contra suya, publicadas en diarios, revistas, radio y televisión, fue notable que sólo apareciera una vez, que yo sepa, y en esta columna, una verdad básica: que el hecho de recibir un juez una "dádiva o regalo por hacer o dejar de hacer algún acto de su cargo" es constitutivo del delito de prevaricación, tipificado en el artículo 223 n° 2 del código penal.

    el país miró para otro lado. no quiere enterarse de que si uno es juez, no puede recibir un regalo por sus actuaciones, porque si lo hiciere, cometería delito y podría, si imperara un estado de derecho (es decir, si se aplicara la ley), ser condenado hasta a cinco años a la sombra, amén de otras penas. eso es claro como el agua. pero hasta los críticos del juez dicen que no hay delito. por tanto, no pasará un solo día a la sombra, como él se lo hizo pasar a 23 personas, a quienes ordenó apresar en razón de, supuestamente, haber sido funcionarios públicos con gastos reservados a su cargo, condiciones que no reunían y que son esenciales para configurar la malversación que les imputó. mientras tanto, aplaudían y apuntaban con dedo acusatorio ¿quiénes?: ¡los funcionarios y ex funcionarios que sustrajeron gastos reservados por años y hasta las heces, sin que, a la postre, nadie los procesara! una ley ad hoc los perdonó.

    hace años al juez juan guzmán, mi ex compañero de colegio, por cuyo motivo siempre lo aludo como "juanito", le dieron, en lucida ceremonia en españa, el premio xifras heras, gestionado en su favor, como fue público y notorio en la época, por un ex asociado de uno de los abogados querellantes del proceso contra pinochet, en el cual dicho juez había procesado al ex presidente, pese a ser éste inocente. pero ello le garantizó al primero el premio y la fama internacional. claro, si el mundo de la corrección política fuera consecuente, a juanito deberían haberle dado un "tenure" vitalicio en harvard, pero ha debido conformarse con el decanato de leyes de una universidad privada local, en cuyos cursos de derecho penal, supongo, por deferencia al decano, se omite el artículo 223 n°2 .

    delitos flagrantes impunes y, al mismo tiempo, centenares de ex uniformados presos por meras presunciones de haber ultimado a terroristas. pero los terroristas que ultimaron a uniformados están libres. olvido para los unos, castigo para los otros. impunidad para el delito flagrante de los unos y condenas por presunciones para los otros. cárcel por uso de gastos reservados de los unos, perdón por uso de gastos reservados de los otros. los que nos salvaron del régimen que vigilaba "la vida de los otros", presos. los que querían manejar "la vida de los otros", impunes. gobernando y condenando.

    parece que mi "dharma" consistía en exponer esas iniquidades manifiestas, aunque más no fuera que para perpetuar su memoria. un "dharma", diría yo, no del todo malo.



  • vali callampa culiao!
    teni cero capacidad de sintesis!


Accede para responder
 

Has perdido la conexión. Reconectando a RebelionCorp.