Para acabar con los flaytes debes pensar como ellos